Compra de vacunas depende de laboratorios, no de gobiernos estatales: expertos

Los estados podrán adquirir la vacuna contra Covid-19, pero se enfrentarán a varios problemas, como su presupuesto y la infraestructura para su manejo.

El presupuesto, la infraestructura y el personal para distribuir y aplicar las vacunas contra Covid-19, así como la producción de estas por parte de los laboratorios son algunas de las determinantes que enfrentarán los estados que buscan adquirirlas.

En entrevista, expertos en derecho, negocios y salud señalaron que no depende de los estados tener las vacunas, sino de que los laboratorios tengan la capacidad para producir todos los pedidos, pues recordaron que desde hace meses diversos países han acordado las compras.

“Aquí de quien depende no es de los gobernadores ni de la iniciativa privada, depende del fabricante, qué tanta capacidad tenga para producir un pedido que le está solicitando la industria privada o los gobiernos”, dijo el doctor en virología Jaime Bustos.

Comentó que también se debe ver si todos los estados cuentan con la infraestructura para recibir, almacenar y aplicar las vacunas contra Covid-19, pues explicó que no es el mismo tratamiento que se le da a otras dosis.

Se necesita una infraestructura que les permita almacenar y manejar la vacuna. Tiene que tener todo el dispositivo humano para poner todas las vacunas en un tiempo corto, porque si se tardan en hacer la vacunación, la vacuna puede inactivarse. Según Pfizer, dice que se puede tener en refrigeración máximo cuatro días, ya después de ese tiempo la vacuna puede inactivarse”, explicó el también docente de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El especialista de la Facultad de Derecho de la universidad La Salle, José Perdomo mencionó que legalmente es posible que los estados puedan comprar las vacunas tras el acuerdo que publicó el gobierno federal; sin embargo, cuestionó que económicamente lo puedan hacer, aunque dijo que esto será posible si los estados suman su capacidad presupuestaria.

“Económicamente ahí vendrá un punto interesante. Seguramente que el presupuesto de cada uno de los estados va ser insuficiente; ninguna comparación tiene el presupuesto federal asignado a la Secretaría de Salud. Sin embargo, con la determinación y el llamado del gobernador de Yucatán, mediante el cual sumen su capacidad presupuestaria, tendrán mucha mayor oportunidad económica”, dijo.

Juan Carlos Montoya, especialista en la Facultad de Negocios de la universidad La Salle, comentó que la principal problemática para la adquisición de vacunas contra Covid-19 será la comunicación que mantendrán los estados con el gobierno federal para saber cuánto se está trayendo, quién lo está trayendo y quiénes han sido vacunados.

Apenas el lunes se publicó el acuerdo por el que los gobiernos estatales, locales y la iniciativa privada pueden comprar vacunas en el extranjero, para lo cual tienen que presentar ante el Gobierno de México los contratos con los laboratorios y comprometerse a colaborar con la política de vacunación establecida por las autoridades federales, sobre todo para evitar duplicidades en la aplicación de las dosis.

La iniciativa privada ofreció la semana pasada sus más de 40 mil consultorios privados así como la infraestructura para apoyar a las autoridades federales en la aplicación de vacunas a la población, que para este lunes sumó 642 mil 105 dosis de las 766 mil 350 recibidas, incluidos más de 9 mil integrantes del personal docente de Campeche.

Aunado a ello, los contratos que podrán presentar las entidades y los privados tendrán que ser con alguno de los laboratorios cuyas vacunas ya están aprobadas en el país, que hasta ahora son solo Pfizer y AstraZeneca. En tanto que el país ya tiene comprometidos embarques de hasta 35 millones de dosis de la vacuna china Cansino así como 24 millones de la rusa Sputnik-V, a pesar de que no han recibido la aprobación de Cofepris hasta este lunes. 

La semana pasada, el canciller Marcelo Ebrard anunció que para los primeros días de febrero cargamentos de ambos biológicos estarían en México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *