Marciano Dzul paga por desprestigio a su pueblo y usa al chayotero de Renan Castro Madera para manipular información.

La imaginación y el aprovechamiento Mexicano de diferentes circunstancias en las que en muchos casos no es socialmente aprobado inclusive a nivel «internacional» han hecho voltear al mundo a ver nuestro país repetidamente a lo largo de la historia, el ingenio mexicano nos ha dado una cara muy creativa, de supervivencia, de talento, cómica y algunas veces negativa ante los ojos del mundo en repetidas ocasiones.

Ante la polémica que ocasionó el anuncio del gobierno canadiense a cargo de Justin Trudeau, hacia la suspención de vuelos con fines turísticos a destinos del cinturón solar entre ellos México, y también la cuarentena obligatoria en hoteles a cualquier persona que entre al país de por lo menos 3 días, como medida preventiva obligatoria ante brote de nueva sepa de COVID-19.

Era de esperarse que algún «listillo» dentro del mundo de la política y en plena temporada de campaña, tomara esta noticia ( ya de por si muy negativa) para el uso de intereses personales, elevar la campaña, e incluso para desprestigiar a algún contrincante. Tal es el caso de Marciano Dzul, candidato a la presidencia municipal y ya ex Edil de Tulum, ex Líder Ejidatario del municipio, cuya renuncia al PRI y rechazo de Morena dió de que hablar en los últimos meses, también famoso por su ya conocido manejo irregular, invasión, fiestas con gastos millonarios y hasta antecedentes de corrupción y tierras irregulares, compradas y vendidas por el mismo.
Este personaje tan controversial en Tulum, no dudó ni por un momento en ultilizar esta noticia para desprestigiar bajo la ayuda de «Renan Castro Madera», a sus contrincantes en campaña, aunque nunca pensó que la manipulación de esta información y el peso de la misma, podría afectar la imágen de un estado entero y tal parece que no es la primera vez que hace algo similar, manipulando la información» ó desviando los recursos del estado en cuestión para su beneficio.

Dentro de las hazañas de este personaje, nos encontramos que Marciano Dzul Caamal, quién además tenía a su esposa Ileana Canul Dzib, trabajando como directora de ingresos en la administración cuando éste era Edil en Tulum, en un caso que fué divulgado por distintos medios, este gobierno gastó un millón 200 mil pesos para la elaboración de tacos para un festejo del 15 de septiembre, con una persona particular que no desempeñaba esta actividad, además de adquirir cinco veces la cantidad requerida para éste evento, pero esta acción no es la única ni la más polémica dentro de su mandato en cuestión.

No olvidemos tampoco el desastre ecológico que ha provocado. Primero con el cierre del basurero a cielo abierto que se ubica en la salida a Cobá, dónde jamás invirtió un peso para sanarlo y que se sabe aún llegan camiones de volteo a arrojar más desechos sólidos. Y no podemos olvidarnos de la anarquía que provocó en la zona turística dónde no sólo se acabaron las ventanas al mar, sino que permitió se sobredensificara el lugar que de pro sí ha tenido problemas para el abasto de agua potable y ahora, los nuevos hoteles y restaurantes construyen sin ningún respeto por la zona de mangle y que ya han sido denunciados por diversos grupos ambientalistas, ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *